lunes, 10 de enero de 2011

Novedad Informativa - Declaraciones del Sindicato de Reyes Magos a Horas Sueltas

Este año, lo más pedido por los niños pequeños e inocentes, los que aún creen en la magia y la benevolencia, a los Reyes Magos del palo, pero que muy válidos para ellos, ha sido:

trrtrtrtratachán!

¡un trabajo para sus padres!



Como puede ser posible que estas criaturas del primer mundo tengan que estar sufriendo una crisis que no es suya, que es nuestra, ya sea por haber intentado exprimir a Gaia y sus habitantes más allá de lo escrito o por no hacer nada, o no lo suficiente, al respecto. Nosotros heredamos los residuos nucleares y otras macabridades, pero peor es esta vida de profilaxis en suspensión a la que abocamos a nuestros nietos.

Es muy bonito un retiro espiritual de un par de semanitas a un país tercermundista para sentirse lleno de paz, energía y oportunidades, pero si luego no somos capaces de romper con la rutina -no tan-auto-impuesta no esperemos que vengan los punkis kostras ni los jipis comeflores a gritar lo suyo y distribuir su soma.